LA LEY DE DIOS

La ley de Dios.-En sentido amplio, es un conjunto de normas o reglas de conducta impuesta por su autoridad suprema; a la cual debemos obediencia. En nuestro caso, aplicando los términos jurídicos a nuestra doctrina, tenemos como norma principal y estatuaria, a la Ley Real: Los Diez Mandamientos de la ley de Dios. Como está escrito en: (Lv. 26:46, y 27:34.).

La ley real constituye un conjunto de normas divinas, que fue promulgado en el monte de Sinaí y en tabernáculo del testimonio; estos son las normas fundamentales según su jerarquía: leyes, mandamientos, preceptos, estatutos, ordenanzas, derechos, decretos y otros. Estos son los decretos, derechos y leyes que estableció Jehová entre sí y los hijos de Israel en el monte de Sinaí por mano de Moisés. Lv. 26:46. Dt. 4:1, y 5:1, 6:1, y 11:1.

Esta, pues, es la ley que Moisés propuso delante de los hijos de Israel. *Estos son los testimonios, y los estatutos, y los derechos, que Moisés notificó á los hijos de Israel, cuando hubieron salido de Egipto; *Ahora pues, oh Israel, oye los estatutos y derechos que yo os enseño, para que los ejecutéis, y viváis, y entréis, y poseáis la tierra que Jehová el Dios de vuestros padres te da. Dt. 4:44, 45, 1.

A la ley de Dios debemos obediencia, por ser una regla social de carácter obligatorio:

Escucha, pueblo mío, mi ley: Inclinad vuestro oído á las palabras de mi boca. *Acordaos de la ley de Moisés mi siervo, al cual encargué en Horeb ordenanzas y leyes para todo Israel. Sal. 78:1. Mal. 4:4.

Mirad, yo os he enseñado estatutos y derechos, como Jehová mi Dios me mandó, para que hagáis así en medio de la tierra en la cual entráis para poseerla. *Guardadlos, pues, y ponedlos por obra: porque esta es vuestra sabiduría y vuestra inteligencia en ojos de los pueblos, los cuales oirán todos estos estatutos, y dirán: Ciertamente pueblo sabio y entendido, gente grande es ésta. Dt. 4:5,6.

El estableció testimonio en Jacob, Y puso ley en Israel; La cual mandó á nuestros padres Que la notificasen á sus hijos; *Para que lo sepa la generación venidera, y los hijos que nacerán; Y los que se levantarán, lo cuenten á sus hijos; *A fin de que pongan en Dios su confianza, Y no se olviden de las obras de Dios, Y guarden sus mandamientos: Dt. 78:5, 6, 7.

Porque las cosas que antes fueron escritas, para nuestra enseñanza fueron escritas; para que por la paciencia, y por la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza. *Y otra vez vuelvo á protestar á todo hombre que se circuncidare, que está obligado á hacer toda la ley. Ro. 15:4. Ga. 5:3.

Los fundamentos de los diez mandamientos de la ley de Dios son firmes:

Semejante es al hombre que edifica una casa, el cual cavó y ahondó, y puso el fundamento sobre la peña; y cuando vino una avenida, el río dió con ímpetu en aquella casa, mas no la pudo menear: porque estaba fundada sobre la peña. Lc. 6:48.

Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima: empero cada uno vea cómo sobreedifica. *Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo. 1 Co. 3:10,11.

Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo; *En el cual, compaginado todo el edificio, va creciendo para ser un templo santo en el Señor: *En el cual vosotros también sois juntamente edificados, para morada de Dios en Espíritu. Ef. 2:20, 21,22.

Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo. *Por tanto, dejando la palabra del comienzo en la doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección; no echando otra vez el fundamento del arrepentimiento de obras muertas, y de la fe en Dios. 2 Ti. 2:19. He. 6:1.

Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la edad de la plenitud de Cristo: *Que ya no seamos niños fluctuantes, y llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que, para engañar, emplean con astucia los artificios del error. Ef. 4:13,14.

Gracias por haber leído este estudio bíblico, sacada del libro “ESTUDIOS BIBLICOS SELECTOS 1999”

-----oooOooo-----

Click para Imprimir este EstudioCompartir en facebook